domingo, 25 de abril de 2010

Buenismo y estupidismo

Las reacciones de los distintos gobiernos ante la solicitud formal de ayuda del estado griego son uno de los más claros indicios del respecto que cada uno tiene por sus ciudadanos, y por el dinero de estos. Las comparaciones son odiosas, pero no queda otro remedio que hacerlas, al ver cómo reaccionan los políticos alemanes, en un contraste brutal con la de los políticos españoles.

Como situación de partida, es necesario recordar que los bancos alemanes serían de los más perjudicados ante un default griego pues, según parece, son (con los franceses) los que más deuda griega acumulan en sus balances. Luego, desde este punto de vista, los políticos alemanes están objetivamente más interesados que los españoles en dar la ayuda. Al fin y al cabo, una parte apreciable de la misma volvería a casa. Eso sí, con la redistribución habitual de quitárselo al ciudadano para dárselo al banquero, por vía griega en esta ocasión.

Bueno, pues con todo y con eso, es en Alemania donde está el mayor debate montado sobre si hay que soltar la pasta o no. Y hay opiniones para todos los gustos, y en partidos de todas ideologías, incluida la supuesta izquierda solidaria. De hecho, no está claro aún que den las ayudas, y hay hasta quienes se plantean llevarlo a tribunal constitucional de allí (por cierto, si se pudiera hacer otro tanto aquí, sería una buena forma de ahorrar la pasta, por los plazos de resolución que maneja).

¿Y qué ocurre en España? Pues que ya la Salgado se ha apresurado a decir que estamos preparados y listos, y que antes de fin de mes la pasta estará disponible. No hay el más mínimo debate, al menos que yo sepa. 3000 kilillos para los políticos del otro lado del Mediterráneo, quitados de nuestra subida de IVA y de IRPF, y la gente tan campante. Será porque aquí no hay parados ni jubilados, digo yo.

Y es que nuestros políticos son los más guays de la UE: que quiere pasta Grecia, nosotros se la damos, que somos los más guays y los más solidarios. ¿Para qué molestarse en esperar a ver qué planes tienen los griegos? Se les suelta la pasta, y ya veremos. Total, no es de ellos, qué más da dársela a Zimbawe que a Grecia.

Ese es el respeto que nos tienen: nos toman por estupidos y nos roban el dinero, que del buenismo al estupidismo no hay gran diferencia.

2 comentarios:

Jorge dijo...

Fernando:

Eso, eso, ¿que se quema la casa del vecino porque es un porrero y se ha dejado una colilla encendida? Pues que se joda, que nosotros no estamos para pagar extintores con la que está cayendo.

A Grecia no se le está regalando el dinero, se le está prestando. Dices que a Alemania le interesa más soltar la pasta que, por ejemplo a España, pero no es así. A Alemania el porrero le deberá 1.000 euros, mientras que a España solo 200, pero es que la casa contigua a la del porrero es la de España, que va a ser de las próximas en quemarse, no el chalé de Alemania a las afueras.

En suma: si cae Grecia, Alemania se queda con un pequeño pufo, pero España se va al carajo.

Alemania no es ni más responsable ni más democrática. Alemania tiene elecciones el 9 de mayo. Esa es toda la historia, que están haciendo el paripé de cara a su electorado para que no pueda decir la oposición que si el gobierno esto que si el gobierno lo otro. Pero el 10 de mayo soltarán la pasta. Lo malo va a ser que como calculen mal (y parece que están calculando mal) para el 10 de mayo igual es tarde y los que para entonces tienen la deuda al 10% somos nosotros - y entonces más te vale no tener una hipoteca a tipo variable porque te acabas de quedar sin piso.

Un abrazo,


Jorge

PD: del durísimo al suicida hay sólo un paso.

Mariena Por el Cambio dijo...

Las ayudas que se están realizando serán necesarias, no lo voy a negar, lo que me "cabrea" es que yo cada tres meses los días 20 suelto una pasta tremenda y escuchar este tipo de "inversiones" y ayudas me deja perplejo. Si cae Gracia caerá España nos dice Jorge. España ya está en proceso de caída pase lo que pase en Grecia. Creo, modestamente, que al final de año, el asunto va a estar feo, feo.
Saludos.