sábado, 20 de junio de 2009

Otro mito distorsionado: Robin Hood

Cuando uno se pone a reflexionar sobre cosas que creía conocer, o que no necesitaban mayor análisis, se puede llevar bastantes sorpresas. ¿Acaso hay algo más sencillo y manido que el mito de Robin Hood? Pues también parece que se lo han apropiado los enemigos de la libertad, tiene narices.

La reflexión me la suscita ese inagotable manantial que es Ayn Rand en su Atlas Shrugged, que también lo utiliza de una forma chocante. En efecto, aquí aperece un curioso bucanero posmoderno, de apellido impronunciable, mucho menos reproducible, que se confiesa un nuevo Robin Hood. Pero allí donde el arquero verde robaba a los ricos para dárselo a los pobres, el pirata de Ayn Rand confiesa sin tapujos que el roba a los pobres para devolvérselo a los ricos. Y, dicho y hecho, le entrada un lingote de 500 gramos de oro a Hank Reardon, uno de los ricos más ricos de EEUU a la sazón (por supuesto, gracias a si iniciativa empresarial).

No entro en la explicación de por qué es justo robar a los pobres para dárselo a los ricos en el ideario de Rand, aunque supongo que daría jugo para discutir. Pero sí me voy al mito de Robin Hood, ya sabeis, el héroe que robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

Sin embargo, ¿recordáis a quien robaba Robin Hood? Resulta que Robin no robaba a todos los ricos, sino a un tipo muy concreto de ellos. Seguro que no os lleva mucho tiempo hacer memoria.
Efectivamente, los objetivos de sus acciones son los asociados del sheriff de Notingham y el inefable Juan sin Tierra, que asume el poder del trono inglés en la ausencia del legítimo Ricardo Corazón de León, de excursión por las cruzadas.

Así que va y resulta que Robin es el líder de los oprimidos. Pero no de los oprimidos por el perfido capitalista, con el que la actualidad espontáneamente asociamos el término "rico", sino por el poder público de la época, el Estado pervertido del momento. No se os olvide: son los impuestos los que hacen que la gente se tenga que refugiar en los bosques de la opresión de los soldados.

Por tanto, me temo que Robin Hood tiene las hechuras de un héroe anarquista (anarquía NO es caos, anarquía es ausencia de estado). Eso sí, su sentido de la justicia hace que el legítimo Ricardo cobre la imagen de estado liberal o, al menos, aceptable para los subditos, frente al totalitario Juan sin Tierra.

En todo caso, queda claro que el mito de Robin Hood, al quedar simplificado en el actual "el que roba a los ricos para dárselo a los pobres", es distorsionado. Y su figura queda más cerca del ideario socialista que del libertario. Nos la roban con los términos, como tantas cosas.

Digámoslo de una vez: Robin Hood no robaba a los ricos para dárselo a los pobres; Robin Hood robaba al Estado para devolvérselo a sus administrados.

A ver cuándo empezamos a tomarnos en serio la lucha de las palabras.

6 comentarios:

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

No entraré en la discusión de si Robin Hood existió o fue un epónimo medieval de las crónicas: que daría para largo.

En todo caso, esto es tan frívolo como preguntarse si Batman o Superman eran ancaps o estatistas. Ridículo.

Baste decir que Robin Hood combatía al príncipe Juan no por discrepar en cuanto al modelo económico o la política de distribución de las rentas del trabajo y el capital. No. Robin Hood y quienes eran similares a él combatían a Juan Sin Tierra porque era un USURPADOR: algo bien común en el medievo; eso de que los vasallos obedientes de un rey se negasen a aceptar a un felón que ocupase por la fuerza su puesto (de hecho para eso se hacían Concilios en España, por ejemplo: para "legitimar" a usurpadores con un acuerdo de los obispos ad hoc). No hay que olvidar, además, que Robin Hood "recaudaba" dinero para pagar el rescate de Ricardo Corazón de León: secuestrado en Austria, cuando volvía de las Cruzadas.

Ferhergón dijo...

Gracias por el comentario, Isidoro.

Reconoce que os gustan este tipo de entradas, eh. Además, la preocupación por contestarlas revela que sí es verdad lo de la lucha de términos.

La entrada no pretende ningún rigor histórico: simplemente, se centra en desmontar eso de que Robin robaba a los ricos para dárselo a los pobres, que es el ideario que nos ha llegado a todos, y que, en estos parece que coincidimos, dista de ser la verdadera motivación del héroe.

Nos vemos.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Pero el absurdo no desaparece por el hecho de que los comunistas pretendan crear su propio mito alrededor de Robin Hood: es igualmente absurdo que lo pretendan los ancaps.

El personaje medieval del bandido no es un "empresario" sino básicamente un ladrón: usualmente completamente integrado en las disputas de poder medievales. En ese caso, el personaje histórico de Robin Hood (un noble sajón que lucha en contra de un usurpador) es tan romántico como medieval. Y en ese contexto hablar de anarquismo o anarquistas sólo puede hacer sonreir.

bsanchez dijo...

Me gusto la anotación y pienso que Isidro no parece pillar el quid de la cuestión.

Robin Hood lucha contra el poder usurpador - como el poder del estado que nos ha robado una porción brutal de nuestros ingresos futuros para dárselos al poder financiero.

El caso, no es si Robin Hood es un héroe Ancap o Socialista. El caso es que la izquierda lo ha convertido en un héroe socialista, cuando como tú mismo reconoces eso es ridículo.

Un ejemplo más, frívolo si quieres, de como los liberales por algún motivo pierden la batalla propagandística contra el socialismo y el estatismo.

ISIDORO LAMAS INSUA dijo...

Error: Robin Hood no es atribuíble a ninguna ideología "moderna" y desde luego menos aún a la anarcocapitalista.

Es bien sencillo: los ancap y similares asumen que todos somos "propietarios de nuestro cuerpo" (1er absurdo) y que mediante ocupación y contratos se accede a la propiedad de otras cosas. Propiedad que, por "inevitable", sería considerada "natural". Según este esquema se incluiría en "propiedad" todas las rentas del trabajo y del capital siendo cualquier detracción a las mismas "robo". O lo que es lo mismo: la propiedad es un derecho absoluto. Por qué debe ser esto así lo explica lo anteriormente dicho: la propiedad es un derecho "natural" o "sagrado". Es una filosofía muy simple y fundamentalista: o eres un propietario "ancap" o eres un esclavo.

Pero en realidad la visión de Rothbard (y similares) y sus actuales seguidores excluye visiones más realistas (en tanto se han dado, se dan y se darán en la sociedad) acerca de la propiedad. Hablamos por ejemplo de las sociedades que avalan que ninguno es propietario de sí mismo en tanto lo es Dios, las que avalan con su "derecho natural" (véase derecho positivo indiscutido durante más de una generación) la esclavitud humana (negación del punto de partida ancap mencionado) y finalmente todas esas que avalan que la sociedad tiene derecho a parte de las rentas del trabajo y el capital de los individuos; tesis ésta última en la que se movería la realidad más "moderna" del ser humano: desde los liberales contractualistas a los marxistas.

Y en el caso de Robin Hood hablamos de un individuo medieval que lucha por el rey legítimo: Ricardo Corazón de León. O lo que es lo mismo: lucha contra el sacrilegio, el pecado. Él lucha por Dios. De ahí el absurdo de sacar cualquier teoría económica a colación. Frikismo...

Camarada Stewie dijo...

Ferhegon:

El pirata randiano que quiere acabar con la idea de que robar a los ricos para darselo a los pobres esta bien es Ragnar Danneskjold. En realidad no robaba a los pobres para darselo a los ricos, sino a los pobres improductivos, por ejemplo, repropiaba barcos cargados de "ayuda humanitaria" para las caoticas republicas populares. Es decir, en ultimo termino robaba a los estatistas.

Su aparición en Atlas es un claro elemento pre-agorista, en tanto este personaje se dedica a la expropiación de la mal llamada propiedad pública mediante la acción directa, sin intermediarios políticos. Sin embargo, su modelo de negocio no deja de ser rídiculo, ya que lo lógico es que quien asume el riesgo se quede con la ganancia, mientras en el libro este amablemente les cedia una parte al resto de expropiados rebeldes en base a sus declaraciones de la renta (apreciese el parecido del principio a tener en cuenta a la hora de disolver la "propiedad pública", con quienes creen que se puede llegar a una anarquía mediante un estado comunista que redistribuya todo desde arriba según un criterio racional, como hacen los ancaps de derechas).


Iracundo:
"esto es tan frívolo como preguntarse si Batman o Superman eran ancaps o estatistas".

No lo sera tanto, cuando Superman fue usado por la clase explotadora americana en numerosos elementos propagandisticos a favor del estado niñera (por ejemplo).

Al igual que los neoprogres, no te quieres enterar de que el pensamiento libertario ha tenido muchas plasmaciones en la cultura (cine, comics, ciencia ficción...). Luego, es normal que promocionemos, comentemos y disfrutemos de toda esta creación que nos resulta afín e inspiradora.

En cuanto a Robin Hood te doy la razón, ese personaje no luchaba por los derechos de propiedad, sino por el "rey bueno".