domingo, 27 de septiembre de 2009

Lo único seguro tras la subida del IVA

Que el gobierno iba a tener que subir los impuestos era un secreto a voces desde hace más de un año. Si alguien tenía alguna duda, supongo que la despejaría el día que el señor ZP aseguró que no los subiría. Y que nos iba a tocar pagarlos a todos, era evidente desde que empezaron a decir que solo lo pagarían los ricos.

Ahora toca ir analizando los efectos de los primeros impuestos que han decidido fijar. Por ejemplo, la subida del IVA: 2 puntitos del tipo normal (del 16% al 18%) y un puntito en los del tipo reducido (del 7% al 8%). Por cierto, en términos relativos, es mayor la subida del tipo reducido, o sea que nadie se deje engañar por lo de que han subido menos los bienes más importanes.

Los analistas calculan con fruición cuanto subirá la recaudación fiscal con este porcentaje. Que calculen, que calculen. Utilizando la teoría económica es claro que no se puede determinar ni siquiera si es seguro que suba la misma; podría incluso bajar, en función de la elasticidad con respecto a los precios. Su asunción de que se consumirá lo mismo es incorrecta, pues evidentemente la demanda bajará y posiblemente la elusión del pago del IVA se incrementará. Y aunque asuman una bajada de la demanda, no hay forma de determinar a priori si dicha estimación se cumplirá. Así pues, no se puede concluir teóricamente que la recaudación fiscal suba con la subida del IVA.

Lo que sí es seguro, sin embargo, es que esta subida destruirá empleo. Lo que no está mal, teniendo en cuenta que el paro parecía ser el principal problema de la economía española. ¿Cómo se puede tomar una medida que inexcusablemente destruye empleo, y ni siquiera garantiza la subida de ingresos? Habrá que preguntárselo a los gurús económicos del gobierno (o sea, al ZP), o habrá que atribuirlo a la desesperación.

El razonamiento es sencillo. El precio depende de las preferencias de demanda y del stock disponible. Al subir el IVA, si los comerciantes tratan de repercutirlo en los precios de los bienes, la demanda bajará (a menos que sea inelástica en todos los bienes incrementados, lo que no es realista). Si baja la demanda, pero el stock se mantiene, habrá de bajar de nuevo el precio, aunque a costa de la rentabilidad del empresario. Eso hará que aquellos los que están más justitos en viabilidad (los productores marginales) tengan que cerrar su negocio, yéndose ellos mismos al paro con sus empleados.

El ajuste en stock hará que el precio suba hasta reflejar el nuevo tipo impositivo, pero con menor demanda y oferta: se han redirigido recursos a las preferencias del gobierno, y, por el camino, se han destruido unos cuantos empleos. Además, como se ha dicho, si la contracción de la demanda es superior a la subida del IVA (esto es, se deja de comprar más de un 2%, o se desvian dichas compras al mercado negro, sin IVA), esto supondrá también una reducción en la recaudación fiscal. Y, siguiendo la lógica gubernamental, les debería llevar a nuevas subidas de IVA, y entrar en una espiral destructiva sin salida (si mantienen su objetivo de incrementar por esta vía la recaudación fiscal).

Así que estupendo: más paro seguro, y nada seguro sobre la recaudación fiscal. Adelante, campeones, que vosotros podeis.

2 comentarios:

mcanabalb dijo...

MAs leña al fuego ...

http://www.libertaddigital.com/economia/las-rentas-inferiores-a-30000-euros-las-que-mas-sufren-la-subida-del-iva-1276371701/

Dice que "cerca de 26 millones de personas que perciben unos ingresos inferiores a 30.000 euros, el 88,7% del total, pagarán buena parte de la subida del IVA aprobada por el Gobierno"

... eso si les queda dinero para pagar

snake dijo...

y más robo...