jueves, 22 de enero de 2009

¿A quién beneficia el neoproteccionismo?

Surgen dudas tras el FAQ de ayer sobre las posibles bondades de hacer caso al señor Sebastian en sus recomendación de adquirir productos españoles. Vamos a ver si arrojamos un poco de luz sobre el tema, con menos ironía, eso sí.

Lo primero es que, en la práctica, eso es imposible, como se ilustraba ayer en las FAQs. En un sistema económico desarrollado, la complejidad se acrecienta, siempre para beneficio de los consumidores. Se entrelazan procesos y es imposible trazar hasta sus orígenes cada Euro que se gasta en un producto. Por tanto, al gastar 150 Euros en cualquier producto, es prácticamente imposible determinar en qué individuo van a terminar revirtiendo y, por tanto, a qué país va a "beneficiar".

A los efectos de la discusión, sin embargo, asumamos que existen dos productos similares, uno completemente producido en España, y otro no. Esto significa que el dinero que se gasta en el primer producto va íntegramente a sujetos de nacionalidad española y aquí residentes, mientras que en el segundo esto solo ocurre en un cierto porcentaje.

En todo caso, los beneficiados son los individuos que reciben directa o indirectamente nuestro dinero. Desde el punto de vista de mi utilidad como comprador, me da exactamente lo mismo quien lo reciba. En principio, mi utilidad/beneficio no se incrementa ni un ápice por el hecho de compartir o no nacionalidad con los que se quedan mi pasta.

Si el producto español es más caro que el otro, es evidente que mi beneficio/utilidad será menor: pago más por lo mismo, se mire como se mire. Y el beneficiado de la situación es, específicamente, aquel perceptor que es más ineficiente y que está causando el exceso de precio. Es más, quizá ni siquiera es menor eficiente, simplemente se está llevando más pasta a costa de que el comprador prefiere comprar un producto español.

Al mismo tiempo, puede haber gente que valoré más un producto español que otro extranjero, lo mismo que pueda haber gente dispuesta a pagar más por una cruz que le dicen que es milagrosa. Es, como queda claro, una decisión basada en las creencia de cada uno. Si uno cree que existen intereses generales, puede sentirse de alguna forma identificado con otros individuos por haber nacido en un mismo área geográfica, y preferir darle el dinero a él. Yo también prefiero que gane la selección española de baloncesto. Pero no está nada claro que eso sea bueno para los restantes españoles: es solo bueno para el español que es capaz de conseguir más dinero por lo mismo.

Lo cierto es que el hecho de que uno pague más por un producto español únicamente beneficia al fabricante de ese producto, no a la pluralidad de los españoles. Si, como consecuencua de eso, el fabricante contrata más trabajadores, se benefician esos trabajadores. Y así sucesivamente: el sacrificio que uno haga es un beneficio para otro individuo, no para la nación.

Analizado desde un punto de vista económico, está demostrado que el proteccionismo supone una redistribución de la riqueza desde los consumidores a los empresarios. O sea, que están mejor los ciudadanos de los países en que no se hace ningún tipo de proteccionismo, frente a aquellos en que se practica.

Ahora bien, sí que hay una entidad que se beneficia sí o sí del neoproteccionismo: si todo el dinero que nos gastamos va íntegramente a receptores españoles, todos los impuestos generados se los queda el Gobierno: el IVA, el de Sociedades y el IRPF de los trabajadores.

Pero bueno, ya sabíamos que el Gobierno gana siempre.

11 comentarios:

Antonio J dijo...

estamos de acuerdo en que no tiene sentido en gastar mas por un mismo producto, pero si vale igual, por ejemplo comprar una camisa de 50 euros hecha en españa y otra de 50 fuera, iguales las dos, ahi si creo que tendria sentido

atroma dijo...

Antonio j. Y tampoco tiene tanto sentido. Una camisa hecha fuera en España, da de comer a otras personas, como importadores, distribuidores, transportes y vendedores al detall. Por lo que si pensamos en cómo distribuir mejor nuestro dinero, independientemente de la nacionalidad, esta será en importación. El problema no ese. El problema es que si una camisa española vale lo mismo que hecha en marruecos, no es que, por lógica, sea más barata en costes la de importación, sino el elevado coste que se emplea en España por la energía necesitada.

España es uno de los países que más caro sale generar riqueza, en cuanto a energía.

Pablo dijo...

" Desde el punto de vista de mi utilidad como comprador, me da exactamente lo mismo quien lo reciba. En principio, mi utilidad/beneficio no se incrementa ni un ápice por el hecho de compartir o no nacionalidad con los que se quedan mi pasta."

Salvo por el pequeño detalle de que esa persona paga impuestos en España, y por tanto esta contribuyendo a pagar la calle por la que tu vas a trabajar todos los dias, el policia que evita que te roben tu casa todos los dias y la pensión que le pagan a tus padres. No solo eso, sino que si esa persona se queda sin empleo, tú tendrás que contribuir a pagar su desempleo, y lo que es peor, si se empobrece y rompe la ley a ti te costara más dinero pagar a más policia.

Estos posts de economía de pizarra que siempre se estrellan con la realidad resultan entretenidos solo durante un rato. Por una vez podrías aportar soluciones reales (esto es, aquellas que el gobierno podría implementar con el beneplacito de la mayor parte de la población, que para eso estamos en democracia) para los problemas actuales.

Ferhergón dijo...

Gracias por los comentarios.

Antonio J., en ese caso no creo que hiciera falta que nadie nos obligara a nada, no habría "neoproteccionismo".

Pablo, me gustaba más tu trato cuando eras más comedido. Lo de los impuestos está tratado en el post. Lo que pasa es que como no existen los intereses comunes, por mucho que te empeñes, todo eso que dices preferiría pagarmelo o buscármelo yo con mi dinero legítimamente ganado, sin tener que darle más de la mitad a unos señores para que, supuestamente, me lo suministren.

Vamos, que el neoproteccionismo funcionaría mucho mejor reduciendo los impuestos y haciendo que los productos españoles nos resultarán más baratos.

Creo que ya hemos comentado alguna vez que, desde mi punto de vista, el que vive en la pizarra es el que cree que el gobierno le va a resolver algún problema.

Pero el tiempo nos pone a todos en nuestro sitio. Por cierto, ¿has empezado con Rothbard? Venga, porfa, hazlo por Frodo (es mi héroe) y Sam.

Anónimo dijo...

Para acabar con el déficit comercial lo mejor sería el rigor presupuestario del gobierno.
Si el gobierno se endeuda, consume un capital que los españoles tienen que acabar buscando en el extranjero.
Y ese endeudamiento es la otra cara del déficit comercial:

(ahorro-inversión privada-inversión pública) = (exportaciones - importaciones)

antonio j dijo...

Anónimo, y como explicas que antes de la crisis y del endeudamiento al que esta recurriendo el estado el deficit era mayor que ahora

Pablo dijo...

Fernando,

Hombre no me digas que no soy comedido que no he dicho nada malo.

Lo que pido es que la gente interesada en la politica proponga soluciones reales para problemas acuciantes. De poco sirve que me digas que lo que estaría bien es que cada uno se pagara el trozo de acera por el que quiere caminar ese dia. Sabes perfectamente que eso no tiene absolutamente nada de practico. También sabes que conceptos como el de seguridad social o protección contra el desempleo no van a desaparecer (los tienen de hecho hasta en los paises capitalistas más puristas). Todo ello exige el cobro de impuestos y por ello es importante dónde esten los puestos de trabajo.

En vez de explicar sobre una pizarra lo bonito que sería una sociedad anarcocapitalista globalizada (que es basicamente lo que defiendes cuando aseguras que preferirías pagarte tu propia acera y policia), podriamos debatir saludablemente sobre que es lo que el gobierno de España, representante de todos los ciudadanos españoles, debería hacer para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos. Medidas insisto, que deben contar con el beneplacito de la población a la que el gobierno representa.

Ferhergón dijo...

Pablo, gracias por la respuesta.
Aunque parezca lo contrario, no me interesa la política, solo la economía. Precisamente por lo segundo no me interesa lo primero.

Sobre la practicidad de mis planteamientos, te conmino a que estudies la evidencia histórica, y verás que no solo es realista, sino que precisamente es lo que ha pasado durante la mayor parte de la historia.

Y dime cómo vas con Rothbard, hombre.

Ah, eso de que el Gobierno de España representa a todos los españoles es algo ingenuo, no? Esos señores representan solo a unos españoles: ellos mismos.

Anónimo dijo...

gran blog ferhergon y muy buenos posts, sobre todo el irónico de las FAQS jaja

se recomienda encarecidamente a todo el que aún pueda ver ventajas o defender semejante estupidez del insigne sebastian se lea economia internacional de krugman y obstfeld, vamos que estudien un poco de economia internacional

Pero es que encima pone ejemplos este SEBASTIAN que quedan a huevo, con perdón,nos anima a los que esquiemos que en vez de ir a los ALPES quedemos en Sierra Nevada

Sr. con todo el respeto que le parecería que tanto gran bretaña,francia y alemania les animara sus gobiernos a no veranear en nuestras costas???

L tonteria de este hombre ni siquiera puede llamarse medidas proteccionistas pero si tuviera a su alcance una politica cambiaria o le diera por tirar de politica arancelaria que dios nos coja confesados

El resumen de todo esto se llama

POLITICA DE EMPROBECER AL VECINO y lo único que trae ya lo sabemos todos...a los hechos pasados me remito

perdon por el ladrillo y denuevo enhorabuena por tu blog

Merco dijo...

Pablo con todo el respeto, el tema del comercio está más que superado. Hoy en día no hay ningún economista serio que plantee la autarquía y el cierre de fronteras como remedio a una crisis. Uno de los grandes desastres durante la gran depresión fue precisamente el cierre de fronteras y el proteccionismo.
No defiendas a un tipo (Sebastián), el cual, en sus notas de clases de introducción a la microeconomía en la complutense (material básico para aprobar la asignatura de micro de primer curso), el mismo explica mediante teoría neoclásica pura como el comercio mejora la eficiencia, mediante los supuestos de comercio puro y como las distintas relaciones marginales de sustitución hacen que los agentes mejoren en el intercambio. Es decir, en su libro de mierda, porque no tiene otro nombre ya que tiene multitud de fallos, dice justo lo contrario de lo que dice ahora. Como nos tenemos que comer esto Miguelito… Por eso me da risa que estés defendiendo a un tipo como este y cuyas ideas son de todo menos sinceras y apropiadas, siempre oportunistas y sesgadas.
No nos cuentes cuentos del abuelo de que la calle la pagamos de nuestros impuestos, la policía, al juez, etc... Según los padres fundadores de la constitución americana con un 10% de impuesto fijo se podrían dar todos esos servicios de sobra, es decir, con lo que nos roban solo de impuestos indirectos, deberíamos tener la seguridad, justicia y las 4 farolas más que pagadas. Pero claro, para el político nunca es suficiente ya que tienen siempre grandes planes celestiales que desarrollar (parece que no solo el político sino también más de un iluminado terrenal, aprendiz de ingeniero social).
El comercio no solo no es bueno, sino que hace a la gente menos pobre, ya que pueden comprar más barato y sobre todo y lo más importante, obliga a la especialización y por lo tanto a la eficiencia. No a la eficiencia estática paretiana que habla Sebastián el iluminado sino a la eficiencia dinámica ya que la nueva incorporación de productos del exterior crea nueva información y por tanto nuevas posibilidades de ganancia en el mercado. El cáncer del tercer mundo no es el capitalismo sino la falta de capitalismo, entendido este como propiedad privada de los medios de capital. Los países más pobres del mundo son precisamente los que tiene políticas más proteccionistas y mayor burocracia, lo cual, fomenta la corrupción, la ineficiencia y que el pueblo se muera de hambre. Para más señas léete el libro de Johan Norbert que igual con ayuda divida aprendes algo.
Respecto a la democracia te recomiendo leer la Ley de Bastiat no voy a perder el tiempo en explicarte lo que me parece la democracia. Bastiat plasma bastante bien mi opinión en unas 50 pag que es el libro…
Feliz lecturas

Merco dijo...

después del tocho, corregir feliz por felices :D