domingo, 28 de diciembre de 2008

Otra prueba de que esto es una farsa

Tras más de 8 años desde que empezara el proceso, el Tribunal Supremo confirma el derecho de la educación de los niños españoles a ser educados en castellano también en Cataluña, obligando a la Generalitat a incluir la opción en los formularios de preinscripción. No sé siquiera cómo esto es noticia, otra tonteria sin efectos.

Vaya por delante que es el ejemplo de hoy, y aunque el caso sea en Cataluña y por el catalán, no es eso lo relevante. Ocurre lo mismo en otras regiones y con otros temas. lo divertido es que tras ver casos como esos, la mayoría siguen pensando que vivimos en algo remotamente parecido a un estado de derecho.

En primer lugar, por el asunto en sí: ¿cómo es posible que haga falta una sentencia para reconocer algo tan intuitivo y obvio? Pues hace falta. Da igual el sentido común, el comportamiento racional, la buena fe y hasta la Constitución. Un político se inventa como incumplirla, y con la connivencia tacita de la Justicia, puede hacerlo.

En segundo lugar, por los plazos que ha tomado la solución del asunto. El niño que se pretendía educar en castellano ya estará terminando primaria, luego el daño ya está hecho y consumado, por mucho que el padre obtenga una victoria pírrica en los tribunales. Si quería haber ejecido el derecho con su hijo, tendría que haber empezado a recurrir cinco años antes del nacimiento del niño. Y ahora que nos cuenten que el "daño" es reversible.

En tercer lugar, por lo absurdo de la victoria. Ni cinco minutos llevará a ningún burócrata idear maneras de sortear la obligación de fondo, cumpliendo al mismo tiempo la de forma. Total, poner cuadritos en los impresos no supone ningún problema. Lo interesante es las consecuencias que tiene rellenarlos. Si de una u otra forma se consigue que ningún padre marque la casilla, ya no hay problema. Es más, se demostrará que no era necesario. Y si algún padre osa marcarla, sus hijos quedarán también marcados en el colegio, al que pone en un problema grave.

Pero la cuarta es la peor. Porque basta que los tipos que han incumplido sistemáticamente la norma la cambien para que esto pase a ser un no-problema. O tengamos por delante otros 8 estupendos años de indecisión ante un improbable recurso.

Pues esto es lo que da de si nuestro sistemilla democrático: años para decidir que los que dictan normas las incumplen, solo para que estos puedan cambiar las normas a su nuevo interés. Guay.

11 comentarios:

Mario García dijo...

Teniendo en cuenta de que estamos hablando de un recurso de casación, y que antes ha habido una sentencia de instancia y otra de apelación, nos sale una cuenta de 2 años y medio entre cada una de las instancias.

Ese tiempo nos puede parecer excesivo, pero quizá deberíamos pararnos a mirar a nuestro entorno, antes de decir cosas como que no estamos ni remotamente en un Estado de Derecho. Sin ir más lejos, en Estados Unidos, se han llegado a resolver recursos de apelación después de ejecutarse al condenado.

Es agradable saber que para algunos, los países de nuestro entorno no son Estados de Derecho. O eso, o utilizan una doble vara de medir: una, para España, y otra para los demás países occidentales.

Camarada Stewie dijo...

O que sencillamente no puede existir un "estado de Derecho", porque el estado es la negación del mismo.

http://www.juandemariana.org/comentario/410/derecho/sobrevivir/estado/

La creencia en el Estado de Derecho es tan infantil y cuestionable como la divinización que se hace del Tribunal Constitucional en las asignaturas de Derecho Constitucional I y II.

Una constitución nunca será un limite efectivo a la acción del gobernante, aunque tuviera la mejor redacción concebible, aunque solo sea por el hecho de que un texto nunca puede interpretarse a si mismo, requiriendose de personas con intereses particulares, como en el caso español el TC, que pactaran entre ellos y con otras ramas del estado para buscar interpretaciones cada vez menos restrictivas del texto constitucional.

Ya que comentas EEUU, si la decima enmienda se hubiese aplicado como se debe, el estado de bienestar americano nunca hubiese existido.

El constitucionalismo hace aguas por todas partes. Para enmascarar esto de alguna forma (o quiza por desconocimiento), la doctrina se inventa figuras como la "mutación constitucional", que observada friamente, desde el dogma iuspositivista es algo inconcebible.

El constitucionalismo esta tan muerto, en lo referente a limites del poder, como la doctrina del Derecho Divino.

Saludos

Camarada Stewie dijo...

PD: Ya que te encanta el empirismo, incluso para ahi donde patina, solo observa el caso americano, y el fracaso de su constitución.

Jorge dijo...

Fernando:

Pues sí, la verdad es que este caso (como otros muchos) es esperpéntico y demuestra lo mal que está la justicia.

Jorge

Mario García dijo...

El Estado es la negación del Derecho. Creer en el Estado de Derecho es infantil. Los poderes se corrompen e ignoran la Constitución.

Todos estos son los argumentos de los ochochentistas. Aquellos que toman desviaciones marginales como absolutos, como pretexto para deslegitimar el sistema existente.

Mario García dijo...

Dice Stewie que una Constitución con 220 años de vigencia, ha fracasado. Ja.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Buenas noches.

No seré yo el que niegue la necesidad del Estado de Derecho. Resulte infantil o no (no voy a entrar en discusiones que tienden más hacia la esgrima dialéctica que a la confrontación de ideas) la idea de Estado (y de Derecho) está presente en el Mundo Moderno, desde Spinoza (Tratado Teológico y Político), Hobbes (Leviatán) hasta Jefferson. Y, por qué no, también me gustaría incluir a Hebermas como receptor, desde la Teoría Crítica (Escuela de Francfort) este importante legado: El Estado y su idea de pacto social.

De cualquier manera, Fernando, me gustaría hacer la siguiente pregunta: ¿Es posible este atropello de nuestros derechos, como el que mencionas, en países como USA, UK, incluso en Francia?
Yo, francamente, creo que no, siguiendo la primera contestación de Mario García. Creo que las instituciones españolas así como su Constituición necesitan ser renovadas y actualizadas, a partir de un pacto de Estado, no de una farsa mercantilista de votos...
... Y una vez aceptado el Estado, su idea de pacto social (vuelvo a apelar a Spinoza) lo "adelgazamos" para que inmiscuya lo menos posible en nuestras vidas.

Abrazos.

Camarada Stewie dijo...

"Todos estos son los argumentos de los ochochentistas".

Vamos, que no tienes gasnas de argumentar. Pues no nos hagas perder el tiempo entonces.

"Dice Stewie que una Constitución con 220 años de vigencia, ha fracasado."

Por supuesto ha fracasado como límite al estado, como norma legitimadora de desmanes de todo tipo es un éxito. Pero ese mismo proceso ha ocurrido con todos los supuestos límites historicos, su conversión en meros legitimadores ideologícos del poder.

EEUU se creo como una república, un estado minarquista, aislacionista, y ha acabado convertido en un imperio con un estado de bienestar inconstitucional. Ya sé que para ti el welfare-warfare state es lo más normal del mundo, pero es la prueba del fracaso de la Constitución.

Luego ya si haablamos de la española, yo casi me atrevería a decir que desde una perspectiva liberal clásica materialmente es casi tan constitución como la de la URRSS. ¿Limites? ¿qué es eso? Más bien es una forma de repartirse competencias, vamos el poder, entre distintas castas políticas.

Y vuelvo a decir que hablo de la constitución como límite, si te interesa una critica desde otra perspectiva a la constitución como un contrato sin validez lee "no treason".

J. Rogelio:

Bueno, pero no le veo sentido al quedarse anclados en el pasado cuando se ve que algo no funciona.

En EEUU puedes ir a la cárcel por fumar los cogollos de una planta, para más INRI la que cultivaban los padres fundadores y de la que sacarón el papel de la norma fundamental. Si hablamos del Dominio eminente, lo mismo. Solo estos dos ejemplos ya son más negativos que el tema de la enseñanza en catalán, creo yo.

Se podrá decir que no caen en fraude de ley, cosa que ignoro porque tampoco he estudiado el sistema americano en profundidad, pero son inconstitucionales.

Saludos,

Camarada Stewie dijo...

Se podrá argumentar que la CE incluye una carta de "derechos fundamentales" y que estos son los limites de "nuestra" constitución.

Sería entrar en un debate algo tedioso, pero solo hay que ver la redacción del único derecho que realmente operaría como límite: el de propiedad, y ver la carta de derechos positivos inventados y criminales.

El sistema de los derechos fundamentales del constitucionalismo moderno, es el sistema de control social más perfecto que se conoce hasta ahora. No ningún limite ni nada parecido.

Camarada Stewie dijo...

Mario, a pesar de aparentemente quedar sin argumentos por dos veces, me ha dado la razón en que una constitución no puede ser un limite efectivo al estado a causa de que esta no se interpreta en el sentido original, sino en favor del intervencionismo, y cada vez más.

Gracias Mariete:

“todo el mundo sabe que la Décima Enmienda a la Constitución de EEUU se interpreta como dice Stewie, y no como lleva décadas haciendo el Tribunal Supremo americano".

Ferhergón dijo...

Muchas gracias por los comentarios y el interesantísimo debate al que parece que he llegado tarde.
Muchas gracias, Stevie, por mantener alto el pabellón, tan alto que seguramente un servidor no podría llegar.