sábado, 14 de junio de 2008

Seguridad Social ¿a cargo de la empresa?

Es importante que, siguendo la estela de Rothbard, sigamos tratando de eliminar mitos económicos que pueden tener a la gente confundida, aunque sea meramente con la terminología. Solo por esa vía podremos eventualmente comprender los efectos que, en todos los plazos, tienen las intervenciones del Gobierno sobre nuestras vidas.

Hoy le toca el turno a esa llamada Seguridad Social a cargo de la empresa. Como es bien sabido, los Gobiernos obligan a las empresas a pagar unas determinadas cantidades a la Seguridad Social por cada trabajador contratado; dicha aportación es considerablemente mayor de la que se exige al propio trabajador (ésta sí reflejada en la nómina) y depende del salario del mismo.

La mayor parte de los trabajadores asumen que eso no tiene nada que ver con ellos: tienen su sueldo, del que le quitan el IRPF y su SS, y lo demás se lo quitan a la empresa, con lo que a ellos no les incumbe. Que pague el empresario.

Sin embargo, por supuesto que no es así. Cuando la empresa contrata al trabajador y le ofrece un determinado sueldo, está contando con que los costes TOTALES de contratarle han de ser superiores al beneficio que prevé poder obtener de él. Y claro, en estos costes entran el sueldo, pero también esa SS a su cargo, o la prorrata que haya que dedicar al liberado del Comité de Empresa, o el hecho de un mes vaya a estar de vacaciones, o la probabilidad de absentismo o retraso.

A ninguno se nos ocurre comprar una consola de videojuegos sin mirar cuánto nos va a costar el vídeojuego. Pues los que piensan que la SS a cargo de la empresa no les afecta, creen que la empresa actúa así. Dicho de otra forma, si la empresa no tuviera que pagar esa parte a la Administración (o no tuviera que mantener a comités de Empresa y tantas otras obligaciones), incrementaría el sueldo que nos ofrece. Recordad que la empresa toma la decisión de contratar un trabajador si los ingresos que espera gracias a él son superiores a los gastos; si bajan estos (al no tener que pagar la SS) hay más margen para elevar el sueldo manteniendo la decisión. Y habrá de subirlo, en un entorno de libre mercado.

En definitiva, la SS a cargo de la empresa, es realmente a cargo del producto del esfuerzo del trabajador. Lo que pasa es que, con ese nombre, los Gobiernos consiguen distraernos de la verdad e impedir el considerable mosqueo consiguiente. Y muchos se quedan tranquilos creyendo que palma el malvado capitalista. Por cierto, efecto colateral inmediato de la existencia de este cargo es el incremento del paro, ya que el trabajador debe generar un producto de valor superior a su salario en este cargo para que pueda ser contratado.

Por cierto, según las bandas salariales, este pretendido cargo de la empresa podría suponer un incremento del 20% en el sueldo. No está mal, eh?

2 comentarios:

mcanabalb dijo...

Muy ilustrativo el articulo - post!

Sería interesante que este tipo de reflexiones se incorporaran al acervo popular de nuestros estudiantes en las clases de educación para la ciudadania :)

framling dijo...

¿Un 20%?