domingo, 8 de junio de 2008

Viviendo en Matrix

Cuando se debate sobre los servicios que presta el Estado o que debería prestar, tengo la sensación de que mucha gente vive en Matrix, en una realidad virtual que nada tiene que ver con la real.

Francamente, si el Estado es el único que puede prestar determinados servicios a los individuos, lo llevamos claro. Aunque a lo mejor nos basta para sobrevivir con tener la "sensación" de que los tenemos. Así, podemos tener la "sensación" de que existe justicia, de que la policia nos protege, de que nuestros hijos se educan, o de que tenemos asegurado el futuro cuando nos jubilemos. Y es posible que dicha "sensación" sea imprescindible para poder seguir adelante cada día. Pero no deja de ser una "sensación"; cuando profundizas en ella (y, desgraciadamente, a la mayor parte de la gente nos toca alguna vez en la vida) y te topas con la realidad, te das cuenta de que no pasaba de eso, de mera sensación.

¿Quién puede tener la "sensación" de que existe justicia, después de haber visto hace unos días el interior de los tribunales repletos a rebosar de expedientes desordenados? ¿Quién, sabiendo que los casos más nimios tardan años en resolverse? ¿Quién, sabiendo que la correcta solución de su caso depende del juez que le toque? ¿Quién, conociendo el grado de politización de los órganos superiores, el Tribunal Supremo y el Constitucional? Seguro que hay muchos jueces excelentes, tal vez la mayoría, pero eso no hace que la justicia sea buena. En Matrix, la gente cree que hay tutela judicial; en la realidad española, no la hay.

¿Quién puede tener la "sensación" de que la policia nos protege, después del caso de Mari Luz y de tantos secuestros sin resolver? ¿Quién, después de haber visitado una comisaria y comprobado los medios con que cuentan, y haberse pasado medio día para presentar una denuncia? ¿Quién, cuando sufre en sus bienes las fechorías de los juerguistas nocturnos y trata de que la policia se persone para localizar al culpable? ¿Quién, tras el caso, impune durante muchos años, de Coslada? Y estoy también seguro de que la mayoría de los policias son muy buenos en su trabajo; pero no podemos depender solo de su buena voluntad, necesitamos algo más. En Matrix, la gente cree que la policía le protege y a sus bienes; en la realidad española, eso no ocurre en muchos casos.

Podria seguir con la educación, la sanidad, los seguros de paro y jubilación, el dinero y tantas otras cosas. Pero dejemoslo aquí. En Matrix, la película, son las máquinas quienes mantienen a los humanos en su sueño; y es difícil que las máquinas se equivoquen, por lo que el sueño resulta muy prolongado.

En nuestra Matrix, nos tratan de mantener en el sueño otros seres humanos, como nosotros, que se equivocan. Por ello, la gente se va despertando y viendo la realidad tal y como es. Llegará un momento en que habrá más gente despierta que viviendo en el sueño; veremos entonces qué ocurre.

PS: Me gustaría dar una cifra sobre los años que llevamos viviendo este sueño, para que veais que es relativamente reciente. Desgraciadamente, mis conocimientos de historia no dan tanto de sí. ¿Quizá desde comienzo del siglo XX?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

y qué sistema propones para que no se den secuestros ni corruptelas? por curiosidad

CLD dijo...

Lo que sostiene a matrix es que el estado hace muchas cosas tangibles (escuelas, carreteras, etc) y en cambio, toda aquella riqueza que deja de generarse por culpa de la costosa burocracia estatal y su intervencionismo, no se percibe, precisamente porque por culpa del estado no existe.

Si la gente se diera cuenta de lo que realmente se le está robando, en cuanto a prosperidad y creatividad por culpa de la mano muerta del Leviatán, la indignación que sentiría sería tremenda.

Fonseca dijo...

Anónimo, no se qué sistema propondrá Ferhegón pero estoy seguro de que alguien tendrá alguna buena idea para solucionarlo. O al menos mejorar el que hay.

Desgraciadamente, el monopolio de la justicia impide que pueda llevar su proyecto a cabo. El problema es que la mediocridad se nos impone. No la elegimos.



Fonseca

Mario García dijo...

Fonseca,

La Justicia no puede ser electa. La aplicación de la ley debe depender de una opinión independiente y neutral. En caso de que los jueces sean elegidos, los convertiremos en políticos, que darán las sentencias en función de lo que la gente quiera y no de lo que diga la ley. La justicia electa, al estilo americano, es una amenaza para el principio de legalidad.

Fritz dijo...

Fonseca, has ido a coger el mejro ejemplo, la Justicia. No sé si alguien tendrá alguna buena idea, lo que sí sé es que hay varios proponiendo las ideas más peregrinas.

Saludos

Libercíber dijo...

Jobar, cómo se ha puesto esto de "fakes"...
Espero que Daniel tome medidas.

Jonsy Gaviota dijo...

No tengo tan claro eso de que la justicia no pueda ser electa...

No soy abogado, por lo que es posible que diga un disparate jurídico, pero siempre he considerado que un juez es la persona _escogida_ por dos contratantes para resolver los litigios que puedan surgir entre ellos, aceptando ambos litigantes las resoluciones de éste

Básicamente las juntas arbitrales funcionan bajo este pacto: los contratantes escogen un árbitro, y se comprometen a acatar sus decisiones.

El resto del sistema judicial no es sino una serie de mecanismos de control que garantizan que la decisión del juez no sea arbitraria, sino que respete y ampare las garantias de los litigantes

¿por qué razón no voy a poder escoger yo a mi árbitro? ¿por qué no voy a poder escoger al árbitro de mi árbitro?

Tal vez el sistema judicial americano no sea el mejor, pero ¿qué escoger, un dinosaurio cargado de leyes históricas de dificil aplicación hoy, o un sistema basado en los pactos y en los usos y costumbres? ¿cuál sería más justo?

Aunque como dicen en la carrera: el Derecho y la Justicia no tienen nada que ver

Anónimo dijo...

Red Liberal has been OWNED