lunes, 9 de junio de 2008

Sobre la huelga del transporte de mercancias

Ya están en huelga los transportistas, ya se colapsan nuestras carreteras y hay amenazas de desabastecimiento. Se manifiestan contra la subida del gasóleo, y le piden al Gobierno soluciones.

Confieso que, de primeras, no entendía la huelga. Si sube el gasóleo, que cobre más por sus servicios, y ya está. Claro que la demanda es muy tozuda y ante subidas de precios suele reaccionar disminuyendo la demanda, por lo que unos cuantos agentes en distintos eslabones de la cadena de producción tendrán que salirse del mercado. ¿Sería de verdad la huelga por la elasticidad de la demanda, que no permite el alza de los precios?

Pero leo que ya han llegado a un acuerdo con los cargadores (los clientes de los transportistas) para que se revisen las tarifas que les cobran, de forma que dichas tarifas se actualizarán de forma automática con las variaciones del coste de combustible.

No sé si será una imprecisión del periodista, pero las tarifas son precios regulados. ¿Significa esto que los precios de los servicios de transporte están regulados? Si es así, esto explicaría, primero, la necesidad de la huelga para que los precios evolucionen con el mercado. Y, como siempre, la culpa de la situación la tendría la regulación, al introducir rigideces innecesarias en el mercado.

Si, como es más posible, el término se está usando como sinónimo del precio pactado libremente, entonces lo único que han acordado es pasar el riesgo del precio del combustible al cargador (y, eventualmente, al cliente final). Ergo, podemos esperar una subida de precios generalizada en los próximos meses, ya que el precio de gasóleo se ha incrementado respecto a las previsiones iniciales que tenían los transportistas (si no, no habrían ido a la huelga). Y estamos en el segundo párrafo.

O sea, que todo el tema es que el Estado ha actuado como el primo de Zumosol para que los transportistas, no conformes con como les trata el destino este año, le pasen el riesgo del gasóleo a los cargadores. Supongo que cuando baje el gasóleo, si baja, las tarifas irán en el mismo sentido. ¿O no?

En resumen: el mercado había alcanzado más o menos libremente una estructura productiva óptima, en la cual cada eslabón cumplía su papel y asumía su riesgo. Pero uno de los eslabones ha conseguido que el poder coercitivo del Gobierno altere dicha estructura productiva en favor de sus intereses (de hecho, otra de las demandas, de momento inatendida, es la fijación de un precio mínimo, toma colusión por Real Decreto).

Este desequilibrio se irá extendiendo por todas las etapas de una forma u otra, no lo duden, y será necesario que el Gobierno continúe interviniendo para tapar los agujeros que ha creado con esta decisión. La pregunta es... ¿había alguna otra solución?

10 comentarios:

ECampbell dijo...

¿Qué agujero ha tapado el gobierno?
Yo no veo al gobierno por ningun sitio. Ni existe una regulación de tarifas por parte del Estado.
Son los cargadores los que libremente deciden que pagan x céntimos por kilo y kilómetro, y al que no le interese que venda el camión.
Mercado puro y duro.

Diego Guillermo dijo...

Teniendo en cuenta que los combustibles cuentan con un 70% de impuestos, quizás, como medida de choque bajar entre un 15 y un 20% no estaría mal. Cierto, el estado percibirá menos ingresos, pero mejor eso que cargarte la economía. Estamos en una época de crisis estructural, y el primero que debe apretarse el cinturón ha de ser el Estado.

Un saludo.

P.D. ¡Dios mio! YO te leía en la Micromanía. Era mi sección favorita, y lo primero que me solía leer, todo hay que decirlo, y sin ánimo de peloteo.

Ferhergón dijo...

De acuerdo con los dos. De hecho, la solución más fácil al conflicto sería eliminar el 100% de los impuestos, recortando el gasto público en la misma cantidad ahorrada. Por ejemplo, menos subvenciones para amigos.
¿Creeis que el Estado tiene maniobra financiera para ello, o la transferencias a las CCAAs le imposibilitan la medida?

PD: Diego Guillermo, llegas tarde para el peloteo. De todas formas, me agrada encontrar viejos compañeros de aventuras.

Diego Guillermo dijo...

Bueno, se trata de un tema delicado, pero el Gobierno dispone de herramientas para que las CC.AA no supongan un obstáculo frente a unas hipotéticas medidas que quisira tomarpara encarar la crisis, y con ello me estoy refiriendo al Art. 150.3 de la Constitución, que viene a decir "El Estado podrá dictar leyes que establezcan los principios necesarios para armonizar las disposiciones normativas de las Comunidades Autónomas, aún en el caso de materias atribuidas a la competencia de éstas, cuando así lo exija el interés general. Corresponde a las Cortes Generales por mayoría absoluta de cada cámara la apreciación de esta necesidad."

Es evidente que, a través de un gran pacto de Estado, se pueden tomar estas medidas de "desahogo", en la medida que la crisis, es evidente, que tiene un gran interés general. Pero teniendo en cuenta que el actual gobierno, ni siquiera asume que existe dicha crisis, pues poco hay que rascar. Eso sin mencionar de que la medida sería claramente de corte liberal, palabra que al gobierno le parece producir sarpullido, con lo cual, salvo sorpresa de ultima hora, dudo que siquiera que se planteen esta medida.

Lo peor, es que posiblemente, al final, opten por "subvencionar" el gasóleo. Algo similar a lo que ocurrió con la primera crisis del petróleo en los 70, cuando se subvencionó la gasolina con dinero público, y que sumió al gobierno en la más profundas de las crisis financieras por las que hallamos pasado (aunque esta crisis, también apunta maneras.)

Diego Guillermo dijo...

Por cierto, aunque aparezco con mi nombre completo, por razón del correo de Gmail, basta con que me nombreis por Diego.

Un saludo.

Ferhergón dijo...

Yo me refería, no al tema competencial, sino al puramente financiero. Con tantas cesiones a las CCAA, quizá el Estado, aunque quiera subvencionar el gasóleo o quitar sus impuestos rebajando gasto público, no pueda hacerlo por carecer de capacidad financiera de maniobra.

ECampbell dijo...

El Impuesto Especial sobre Carburantes está regulado por la CEE, al igual que las subvenciones a actividades económicas.
A esos efectos el gobierno tiene muy poco margen de maniobra.
Casi cualquier tipo de subvención al transporte sería declarada ilegal por la CEE.

Diego Guillermo dijo...

Bien, ahora mismo no manejo ningún dato de financiación autonómica o estatal, pero, personalmente, dudo que una rebaja sobre el impuesto especial de hidrocarburos vaya a suponer un problema grave, o al menos, no mayor de que, por ejemplo, se pare el transporte, se desplome el consumo y por tanto, no haya ingresos de IVA (mucho más importante de cara a la financiación estatal, que el impuesto sobre los hidrocarburos).

El Estado debería de tener un fondo de maniobra suficiente, o al menos, eso creo, sobretodo después de las super-promesas del presidente Rodríguez en materia de subvenciones, el cheque bebé y los 400 euros que piensa devolver.

Lo que si tengo más claro que el agua es que, como no se aporte una solución rápida y coherente por el gobierno central, y que pasa por tomar alguna de estas medidas, podemos encontarnos con un agravamiento de la crisis a la vuelta de la esquina... y empecemos a hablar de recesión.

Diego Guillermo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, ecmapbell, pero piensa que la subvención, si se diera, no iría destinada a una actividad económica, sino que podría argumentarse como una medida especial para el mantenimiento del consumo, o algo así.

El impuesto especial de Hidrocarburos, al igual que el IVA, efectivamente está armonizado con el resto de la UE, pero eso no quiere decir que exista un tipo impositivo igual en todos los paises (sino, mira los diferentes tipos de IVA que se fijan en el espacio schengen).

Con lo cual, si el gobierno pretende solucionar la crisis, tiene un margen de maniobra reduciendo la fisclaidad de este impuesto. Suprimirlo no, desde luego (como tampoco se puede suprimir el IVA).

Lo desastroso sería, desde mi punto de vista, que se pusieran a subvencioanr el combustible. Entonces es cuando nos vamos a pique directos.

JAVO dijo...

BAJEMOS EL PRECIO DEL COMBUSTIBLE!!!... HACE TIEMPO QUE VENGO ESCUCANDO UNA IDEA QUE ME PARECE ESPECTACULAR Y QUE FUNDAMENTALMENTE EL TOMAR ESTA MEDIDO NO PERJUDICA AL VECINO.
CUALQUIER EMPRESA QUE NO VENDE (NO TIENE DEMANDA) Y DEBERÁ BAJAR EL PRECIO DEL PRODUCTO, CON TARIFAS MAS ACCESIBLE AL CONSUMIDOR FINAL.
SI REPSOL NO VENDE UN LITRO DE COMBUSTIBLE, DEBERÁ BAJAR SU PRECIO. Y LO MAS IRÓNICO, ES QUE SIN SABERLO, LOS CAMIONEROS SON LOS QUE TIENEN EN SU MANO EL PODER PARA REALIZAR ESTE MILAGRO, SIN PERJUDICAR AL RESTO DE LOS CIUDADANOS.

OPTEN POR COMPRAR SU COBUSTIBLE EN CUALQUIER ESTACIÓN DE SERVICIO QUE NO SEA REPSOL O CEPSA........ENTRE TODOS HAREMOS QUE BAJEN LOS PRECIOS....