lunes, 3 de noviembre de 2008

El juego de las monedas

Llevamos unas semanas entretenidos siguendo el juego de las monedas. Juego del que, confieso, creo que no hubiera entendido absolutamente nada tan solo hace un año y medio, cuando aún no conocía la teoría austriaca sobre el tema. Veamos algunas cosas.

Empecemos por lo fácil, el caso islandes. Los islandeses tenían sus ahorros en coronas islandesas, y no eran conscientes de que su querido gobierno se dedicaba a crear coronitas del mismísimo aire en el típico proceso inflacionista. Todos eran más ricos y más felices, el milagro islandés. Por desgracia, la gente que vendía cosas a los islandeses, poco a poco se fueron dando cuenta de que esos papelitos que les daban no valían tanto como les querían hacer creer. Así que imagino que empezaron a rechazar la corona, o a exigir más coronas por lo mismo. Solución del gobierno: meter más coronas en el sistema (bajar los tipos de interés) para que la gente pudiera pagar. Reacción de los vendedores, pedir más coronas. O directamente rechazarlas.

Los islandeses empiezan a necesitar divisas para pagar sus compras, hasta que deja de haberlas es Islandia. Solución del banco central: subir los tipos de interés a lo bestia a ver si engañan a alguien que les deje dinero "de verdad". Respuesta: nada. Conclusión: quiebra del estado y del sistema monetario islandes. RIP por la corona, y por los ahorros de los islandeses. Esto ha pasado unos kilómetros al Norte de Europa, a una de las economías "más potentes" del mundo (jua), y aún nos creemos que aquí no puede pasar.

Ahora vamos a ver lo que el resto del mundo considera dinero de verdad. Y nos asomamos al dólar y al Euro. Con toda la movida en USA, la gente huía del dólar hacía monedas que consideraba más seguras, como nuestro querido euro o la libra. De ahí la devaluación del dólar con respecto a ellas. Pero, claro, cuando las cosas han empezado a ir mal en Europa, la gente ha vuelto a confiar más en el dólar y el yen, por lo que estas monedas se han apreciado espectacularmente ante el resto de las divisas.

Lo divertido del caso es que hace unos meses nadie daba un duro por el dólar. Pero es que las cosas no han cambiado en absoluto respecto a hace unos meses: sigue la crisis, los planes de rescate, la enorme deuda USA... Así que se vuelven a una moneda, el dólar, no porque se fien de ella, sino porque se fían más que de las otras. Y os recuerdo que allí los tipos están al 1%.

Poco a poco se darán cuenta de que también sus dólares son una estafa, pues la FED se dedica a fabricar papelitos con la misma soltura que lo hacía el banco islandés. Se darán cuenta porque irán a comprar cosas con sus atesorados dólares, y descrubirán que les han subido de precio. Vamos, lo mismo que les empezó a pasar a los islandeses.

Imagino que países como China, Rusia o los países árabes se van a mosquear (si no lo están ya) bastante con los USA. Dicen que estos países ahorran en dólares, en deuda USA. Así que sus ahorros, de los que a lo mejor depende la estabilidad del país, están cayendo en términos reales. Gracias a una acción perfectamente controlada por el gobierno USA.

¿Y qué harán entonces? ¿Buscarán refugio en el euro? ¿En el yen?¿En el yuan?¿En la libra? ¿En el florín hungaro? Vayan donde vayan, dejarán sus ahorros en manos de un gobierno asfixiado por su deuda y por sus necesidades de hacer frente a rescates bancarios y al estado del bienestar. En suma, en un gobierno de política tan inflacionista o más que el de USA.

Seguro que vuelve a haber volatilidades divertidas en los mercados de divisas mientras los ahorradores se vuelven locos tratando de proteger su riqueza en dinero falso. ¿Volverán entonces a la bolsa? ¿A los inmuebles? ¿A las materias primas?

En esto consiste el juego de las monedas, al que siempre ganan los mismos. Hasta el día en que se rompe la baraja.

4 comentarios:

angel dijo...

Fernando, una cuestión terminológica, ¿no debería decirse depreciación en lugar de devaluación?

Muy buen post. Tus posts me resultan muy claros, enhorabuena

Ferhergón dijo...

Muchas gracias, Ángel.

La verdad es que no sé si son términos sinónimos o no. Tienes razón que en el sentido en que lo usé en el post normalmente debería haber puesto depreciación, pues "devaluación" tiene la connotación de ser algo provocado por alguien.

Nairu dijo...

Jim Rogers también se teme una hiperinflación:

http://dotsub.com/media/14016a03-9a79-484b-94af-3b88165a6300/e/m/eng

Ferhergón dijo...

Muchísimas gracias, Nairu

Una entrevista super-recomendable, alguien se puede imaginar una igual en una tv española.

Economía austriaca on your eyes.