lunes, 10 de noviembre de 2008

Por qué ya no hablo de política

Quién me haya conocido en otra época, se sorprende de que ya no hable de política. En otra época era un defensor convencido del PP, como partido político generalmente honrado y de gestión eficiente, frente al PSOE, partido político generalmente corrupto y de gestión al servicio de sus amigos. Pero me apresuro a avanzar que ya no es el caso; me aburren las polémicas que antes me apasionaban, y en las que me empecinaba en no entender la postura del adversarios.

Todo eso cambió el día que leí la memorable frase de Rothbard cuando dice que todo el gasto público es desperdicio (waste). La razón es que dicho gasto no está orientado por el mercado, por las preferencias de los individuos y por ende de la sociedad, sino por la preferencia de determinados individuos a costa de los demás. Por ello, Rothbard clasifica a la gente en "tex payers" y "tax receivers": los explotados y los explotadores.

En el fondo, la política no es más que la imposición por la fuerza de determinados intereses individuales, los de la elite en el poder, a los restantes individuos. Normalmente, nos tratan de convencer de que esos intereses suyos coinciden con el interés general. El problema es, obviamente, que no existen los intereses generales. Basta con preguntar al mejor amigo o al conyuge, y a ver cuantos intereses comunes tenéis.

Una vez aceptado esto, ya no te indignarás más con los desmanes de uno u otro gobierno, porque te das cuenta de que, hagan lo que hagan, están tirando tu dinero, lo están usando de una forma que no es acorde a tus intereses, sino a los suyos. Y que, de vez en cuando, coincidan los suyos con los tuyos, es un mero accidente, por lo que es irrelevante.

No merece por tanto la pena discutir con nadie de política. La discusión, en esencia, es sobre si son unos u otros los intereses generales. Pero como estos intereses no existen, es como discutir sobre el sexo de los ángeles. Es imposible que nadie tenga razón.

Llegados a este nivel de Nirvana podrás comprobar que te da lo mismo que se gasten tu dinero en:
1) Pagar 30.000 Euros al mes al director de un hospital inexistente.
2) Gastar dinero en una embajada de Cataluña
3) Reformar el despacho o el palacio de un presidente autonómico.
4) Pasear en coche blindado al alcalde de la capital de España
5) Pagarle las vacaciones a unos cuantos miembros del gobierno
6) Hacer una exposición de fotos de un colega, enterrar una carretera urbana o construir un teatro con tres escenario.

Todas estas cosas a unos les parecerán bien y a otros mal. El 1) a lo mejor solo le parece bien a una persona, mientras que el 6 le puede parecer bien a unos cientos de miles. ¿Y qué? Tan arbitrario es lo uno como lo otro. Lo único no arbitrario hubiera sido que nos dejaran gastar nuestro dinero a nuestra conveniencia.

10 comentarios:

J dijo...

Tienes carta, Fernando:

http://seperderaneneltiempo.blogspot.com/2008/11/un-fantasma-recorre-rl.html

Saludos.

CLD dijo...

A veces pienso lo mismo. Sin embargo, los maximalismos son peligrosos, porque nos conducen a la inacción. Condenar todo gasto social en sí nos priva de exigir que ahora mismo, sin necesidad de plantear nada utópico, dejen de derrocharse miles y miles de millones de euros en parásitos, vividores y juergas.

Por supuesto que las infraestructuras, la sanidad, etc funcionarían mucho mejor en régimen de iniciativa privada, pero si ponemos las subvenciones al cine español al mismo nivel que el gasto en hospitales, estamos objetivamente favoreciendo el primero, al desanimar cualquier iniciativa que no sea proclamar el anarcocapitalismo para el jueves que viene.

Rothbard puede ser un arma dialéctica formidable. No lo usemos como desmotivador, sino lo contrario. Y que conste que esto no es una defensa del PP, yo he declarado que no pienso votar más, salvo que haya algún cambio drástico en el panorama político.

Por otra parte, en política no todo se reduce a la economía. Sigue habiendo muchas razones para hablar, y no ceder el terreno a los estatistas, lo cual sería un suicidio.

Un saludo,
Carlos

Ferhergón dijo...

Vaya por Dios, J, ya os echaba de menos.
A ver cuántas risas echamos... pero esta vez yo me uno.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Bueno, tal vez, Fernando, una lectura comparada de los distintos regímenes políticos de la Historia occidental nos muestra que la acción políotica sí es capaz de operar cambios sociales. Me uno, en este sentido al comentario de cld "Sigue habiendo muchas razones para hablar, y no ceder el terreno a los estatistas, lo cual sería un suicidio".

Como sé que eres un tanto fracófilo en lo literario permíteme recordarte (para que te rías un poco) la definición que hacía Baudelaire de los políticos: seres moralmente castrados.

Un abrazo

Firebird dijo...

Fernando:

Los intereses comunes o generales sí existen, lo que no existen son los intereses unánimes.

Ejemplo: poner agentes de policía para evitar robos, violaciones y asesinatos. A los (bastantes) ladrones, los (pocos) violadores y los (menos) asesinos les parecerá fatal, pero al 90-99% de la población les parece (entiendo yo) bien. Los "ejemplos" que utilizas al final de tu post son bastante tendenciosos.

Creo que metes equivocadamente en el mismo saco corrupción, gasto superfluo, gasto opcional y gasto esencial. Como dicen los americanos: "you throw away the baby with the water".

Por cierto, sigues hablando de política. :D

Un abrazo,

Jorge

Anónimo dijo...

Firebird, te equivocas completamente.
No se ponen 'agentes de policia' que se dediquen unicamente a evitar violaciones y atracos.

Es que son esos mismos agentes de policia los que comenten lsa violaciones y los atracos (al cachear, detener, encerrar a gente por tener vegetales, armas para evitar ser violada y todo lo que los policias consideren que no les gusta). Seran esos mismos policias exacamente los que subieran a dar golpes a sus casas cuando no paguen el atraco, digo los impuestos a los policias para que 'les protegan'.
La unica diferencia entre el estado y la mafia, es tu opinion.
Y yo mismo y mucha gente de mi entorno no queremos esos policias, jamas trabajaran para nosotros ni estaran al mismo nivel legal que nosotros, sino encima, no les podremos despedir ni investigar ni protegernos de ellos. Si trabajan como una ONG, como medicos, que por la mañana trabajan en un hospital y por la tarde en barrios pobres ofreciendose a ayudar gratuitamente a los que lo pidan... Entonces, si no llevaran las banderas ni el escudo estatal sino el de una ong y estuvieran al mismo (o inferior) nivel legal (al ser ellos gente 'contratada' que puede ser despedida), entonces sera un pelin diferente. Pero no es el caso, asi que por favor, no me mandes 'policias' a 'protegerme', ya me protego solo gracias.

Anónimo dijo...

¿pero como que gasto esencial?
Es que no entiendes lo que escrito?, lee, pero entiende, que no sean solo letras sino entiende el significado, interpretalo, digierelo.

¿que es gasto esencial? Dibuja la linea aqui y ahora.
Policias, cuantos, donde, en patrullas de cuanto, cada cuanto tiempo, con que entrenamiento, equipo, ¿con apoyo de satelites?
Medicos, cuantos, de que manera, cuantas ambulancias son 'gastos esenciales', que tipo de ambulancias, que equipo, cuanta sangre en los bancos de sangre, cuantos helicopteros, que debe cubrir esa sanidad? gafas gratis? dentista? nutricionista? fisioterapia? cuantas maquinas son esenciales para el diagnostico?
cuantas carreteras son 'gastos esenciales'? donde esta el limite de pueblos a los que llevar carretera? 1.000 habitantes? 100? 10?

Coup de Bâton dijo...

¿Dónde ponemos un paso de cebra? ¿en cuántas esquinas? ¿con qué pintura? ¿con qué brocha? ¿cuántas capas? ¿qué tonalidad de blanco?

Camarada Stewie dijo...

Ferhegon: Discutir sobre política es una perdida de tiempo. Te estas volviendo mi nuevo héroe personal de la blogoesfera. ¡Sigue así!

Anónimo: "por favor, no me mandes 'policias' a 'protegerme', ya me protego solo gracias."

Totalmente de acuerdo. Basta de idealizar a la banda del uniforme con privilegios especiales. Nos merecemos otras alternativas en materia de seguridad (empresas de seguridad, patrullas ciudadanas....)

Un ejemplo vale más que mil palabras:

http://kill-lois.blogspot.com/2008/02/seguridad-privada-vs-polica-del-estado.html

Ferhergón dijo...

Muchas gracias por los comentarios.

Coup de baton, tu comentario me ha hecho reir. Pero luego lo he pensado mejor... espero que nunca sepamos lo que nos cuesta pintar cada paso de cebra porque a lo mejor nos llevamos un disgusto. Seguro que los políticos también tienen amigos en el gremio de la pintura.

cld: responder a tu comentario daría para otra entrada, bueno, para un blog entero. Me centro en dos aspectos:
1) Implícitamente, pones tus intereses individuales (hospitales sobre cine) como si fueran comunes. Habrá gente que no piense lo mismo, tal vez no muchos, pero sus intereses individuales son tan respetables como los de los demás.
Y yo defiendo sus derechos para que no les expropien su dinero para nuestros hospitales.

2)En política puede que no todo sea economía; pero en la política del Estado, cuanto más lo pienso más me convenzo de que todo se reduce a economía.
Mira esta entrada
http://ferhergon.blogspot.com/2008/06/del-matrimonio-como-contrato.html