jueves, 6 de noviembre de 2008

Ideas para monsieur Trichet

Ya tenemos los tipos de interés oficiales en el 3,25. Y con promesas de más bajadas, ahora que las tensiones inflacionistas han desaparecido. Lo dicen y se quedan tan anchos, como si las tensiones inflacionistas aparecieran y desaparecieran por arte de magia. Vamos, la inflación es como la lluvia, un fenomeno natural que depende de las nubes. Y en cuanto deja de llover, se puede salir a la calle. Así nos va, claro.

El caso es que bajan y bajan los tipos de interés, pero no consiguen que los bancos vuelvan a dar crédito con la alegría precedente, por lo que ahora el señor Trichet, y también Sarkozy, se dedican a amenazar a los bancos para que den créditos, que ya tienen los tipos bastante bajos, y hay que reactivar la economía.

Como si los banqueros fueran estúpidos. Quizá algo estafadores, pero de estúpidos nada. Y saben perfectamente como están ahora mismo, como para seguir jugando con fuego, por mucho que quieran. Básicamente, los bancos no dan créditos porque no saben donde están los pufos, las burbujas que tienen que estallar.

Por ello, les cuesta dar esos créditos, porque su negocio consiste no solo en darlos, sino también en cobrarlos, y ahí es donde no lo acaban de ver claro. Ni siquiera lo ven claro en sus compañeros del sector financiero, como lo prueba la inexistencia de transacciones en el interbancario.

Así que los bancos pillan la pasta barata que les da el BCE, y se la quedan para atender sus propias obligaciones. No se les ocurre volver a ponerlo en circulación e incrementar la pirámide de créditos y el riesgo de que se caíga. Nos guste o no nos guste, hasta que no empiecen a caer los negocios dudosos, a explotar las burbujas, aquí nadie adelanta pasta a nadie. Y el problema es que ni siquiera a los que de verdad son negocios, por lo que corremos el riesgo de que se hundan actividades que sí valoramos, con los problemas que eso nos podría suponer.

En todo caso, si Trichet y Sarkozy quieren que el dinero que fabrican del aire llegue a las empresas.... ¿por qué no se lo dan directamente, en vez de andar mareando con el sistema financiero? ¿No lo están haciendo ya en EEUU con las de automóviles?

Propongo que se erija el BCE en prestamista para todo el que lo demande, que fabrique dinero para todo el que lo quiera/necesite, no solo para los bancos. Que no tengan estos agentes el privilegio de ser los primeros "infladores" de precios, que podamos ser todos. ¿No estamos en una democracia? Pues eso.

Joe, pero, ¿por qué no se les habrá ocurrido antes? La solución contra la pobreza es la fabricación de billetes para dar microcréditos. Somos todos ricos en potencia: gracias, Trichet. Hala, a darle a la manivela.

5 comentarios:

Pablo dijo...

se me caen las lagrimas...por fin alguien que ha entendido la politica socialista española¡¡¡


fdo: Zapatero

para cualquier comentario hablen con el señor Blanco (yo toy de viaje en USA)

Firebird dijo...

Pablo:

¿Y la diferencia entre la política socialista española de Zapatero, la democristiana francesa de Sarkozy, la alemana de Merkel y la neocon americana de Bush es...?

Pero claro, la culpa de todo esto la tiene Zapatero, porque si hubiese sido elegido Rajoy, tendríamos una economía puntera (no basada en el ladrillo y las subvenciones).

Un saludo,

Jorge

Firebird dijo...

Fernando:

Creo que sobrevaloras a los banqueros, muchos de ellos son más estupidos de lo que te puedas imaginar. :)

Respecto a que no prestan por miedo a no cobrar (que algo de eso había), en realidad parece que:

a) Se han buscado un nuevo carry trade, ahora en vez de endedudarse en yenes para comprar en dólares, toman prestado en la ventanilla de descuento (por eso no hay transacciones en el interbancario: ¿para qué pedir prestado a otro banco que te va a cobrar más cuando el tío Sam te lo presta tirado de precio y te admite basura como colateral?; antes no lo hacían por el desprestigio, para ahora les garantizan confidencialidad y además todos los otros niños lo hacen) y similares para meterlo apalancado en bonos, con lo que básicamente tienen dinero gratis.

b) Si un directivo bancario coge el dinero del estado al 3% y se lo presta a empresas o particulares al 5%, ha realizado una actividad "normal" y el banco gana una cantidad de dinero razonable, por lo que a finales de año el banco tendrá un beneficio moderado y el directivo un bono pasable. Si por el contrario, el directivo coge ese dinero y compra otro banco (o un trozo), a lo mejor a largo plazo resulta enormemente rentable o a lo mejor resulta una ruina, pero lo que es seguro es que el directivo, que no es del perfil "administrador/contable", sino "emprendedor/estratega" ha realizado, iluminado por sus musas, una "extraordinaria" actividad estratégica, por lo que va a cobrar un bono "extraordinario" ("¿cómo no me vais a pagar x cuando he culminado "con éxito" la adquisición del First National Tramp, la mayor adquisición en la historia de esta casa, hombre, por dios). Y después de él, el diluvio.

Un abrazo,

Jorge

Ferhergón dijo...

Gracias por los comentarios.

Pablo, veo que eres profesor de IES. Creo que tienes una oportunidad única de explicar a mucha gente, a todos tus alumnos, los principios de la teoría económica austriaca, que es el único camino hacia la comprensión de la economia.

Te invito a que lo hagas. Cuenta conmigo para lo que necesites.

Pablo dijo...

te tomo la palabra