domingo, 30 de noviembre de 2008

Se resquebrajan los diques de la hiperinflación

Como se ha explicado en numerosas entradas de este blog, la inflación consiste en la creación de dinero de la nada, que se mete al sistema. Este nuevo dinero hace que los precios suban, no porque se incremente el valor de los bienes reales, sino porque disminuye el valor que damos al dinero.

Los bancos centrales están metiendo dinero en el sistema a un ritmo sin precedentes (bueno, supongo que sí los habrá). El BCE suelta pasta a todo el que quiera a 3,25%. La FED tiene los tipos al 1% y los ingleses por el 3%. En Japón, al 0,3%. Sin embargo, no hay signos de hiperinflación.

Más bien al contrario: llevamos varios meses de bajadas de las Bolsas (hasta un 50% respecto a los máximos de hace año y medio), nos dicen que bajan las casas, y también se ha contenido el IPC, que en noviembre se va a quedar en torno al 2,5%. No se olvide que el IPC no basta y ni siquiera es una buena medida de la inflación; por eso muestro las bajadas de precios en otros ámbitos no incluidos en el IPC.

¿Cómo es posible? La explicación es sencilla, y es el problema que ahora mismo preocupa a los Gobiernos. Aunque están venga a imprimir billetes, el dinero no llega al sistema. Se queda retenido en los diques de los bancos, sus primeros receptores.

Mientras el dinero no progrese de ahí, no habrá problemas de hiperinflación. Pero es evidente que eventualmente lo hará, pues los bancos no lo quieren por amor al arte. Ahora no lo están soltando porque quieren recapitalizarse, vamos, asegurar que sus depositantes pueden obtener sus fondos sin problemas. Dados los desequilibrios que tienen, están asustados de que pueda haber un mínimo pánico y se vayan al garete.

Así que acumulan la pasta que emiten para su uso y disfrute los Gobiernos, con el consiguiente mosqueo de estos, que empiezan a hablar de nacionalización de la banca si no empiezan a dar créditos. Como digo, llegará el momento en que se "restablezca la confianza en el sistema", y los bancos romperan los diques que contienen el dinero nuevo.

Cuando llegue ese momento, preparémonos para subidas de precios, enormes subidas de precios que, como Mises y Rothbard predicen, podrian desembocar en la destrucción de la moneda. ¿Qué señales pueden actuar de alarma temprana? Dos a mi entender:
1) Reactivación del interbancario (que ahora está muerto)
2) Rallies alcistas en las Bolsas.

Ambas cosas han comenzado a suceder esta semana.

6 comentarios:

Firebird dijo...

Fernando:

Muy interesante tu análisis.

El interbancario sigue en la UVI y la "reactivación" es más paripé que otra cosa: yo te presto a ti un poco esta semana y la que viene me prestas tú otro poco a mí y así parece que estamos empezando a prestar.

No obstante, las bolsas siguen con más de un 40% de bajada y los rallies son debidos a la sobreventa y el cierre de cortos frente a las vacaciones en EEUU. Las bolsas volverán a bajar durante todo el año que viene. Se habla de que esta ha sido la mayor bajada, etc., pero en el 29-32 se bajó más del 90% y en esta crisis en EEUU y Europa lo más que se ha bajado ha sido el 50%. Más desinflación a la vista.

Las viviendas en EEUU han realizado ya una buena parte de la bajada que les correspondía (no toda), pero aun así tienen inventario para 2-3 años. En España la vivienda todavía no ha empezado a bajar en serio, probablemente lo haga a lo largo del año que viene, aun cuando bajen los tipos al 1-2%. Cuanto menos pronunciada sea la bajada, más se prolongará ésta en el tiempo. Más desinflación.

El goteo de cierres y quiebras traerá consigo liquidaciones de inventarios a precios de saldo. Más desinflación.

No se vende un coche nuevo. El mercado de coches de segunda mano se va a ver inundado de vendedores que no pueden pagar sus préstamos (y prefieren perder el coche al piso)y aún así muchos se van a quedar en números rojos (van a recibir menos por el coche de lo que les queda de préstamo). La mayor oferta de coches de segunda mano con pocos kilómetros a buenos precios, forzará la bajada masiva (en extensión y cantidad) de precios en los coches nuevos. Más desinflación.

Menos pisos vendidos, menos electrodomésticos, muebles, sanitarios, etc. Más liquidación de inventarios. Más desinflación. Etc., etc.

Todo esto sin contar con el aumento del paro que se avecina.

Nos esperan un año y medio o dos años de inflación oficial en el 1% con bajadas reales de precios (que los gobiernos no van a reconocer, al igual que no reconocían las verdaderas subidas de precios estos años).

Que, pasado ese período, tengamos una inflación "moderada" o elevada dependerá de cómo vayan desinflando toda la pasta que están metiendo ahora, no de cuánta metan ahora.

No veo ni hiperinflación ni la destrucción de la moneda por ningún lado. Volcker creo que tampoco.

Un abrazo,

Jorge

PD: me alegra ver que vuelves a tu fuerte.

Pablo dijo...

Un austriaco descubriendo a Keynes!!!

Efectivamente, la inflacion, tal y como describes y tal y como dice la teoria Keynesiana es fundamentalmente dependiente en la demanda, y la introduccion de dinero en el sistema (bien sea con tipos de interes bajo o con inyecciones directas) no es mas que uno de los factores que controla esa demanda.

En el caso actual, la demanda sufre una enorme caida debido a que la gente tiene poca confianza en el futuro. Para compensar esa caida, los gobiernos pueden tratar de introducir dinero para evitar una caida mayor de la demanda por parte de los consumidores.

Ma adelante, cuando la demanda vuelve a subir porque los consumidores estan mas confiados, los tipos de interes suben de nuevo (como hacian este anyo pasado) y la demanda desciende porque los consumidores vuelven a tener miedo de no poder pagar sus deudas.

Y asi es como los gobiernos controlan la inflacion, y asi es como se comprueba que Keynes describe correctamente este fenomeno.

Anónimo dijo...

Todas la materias primas excepto el oro se han dado un batacazo del 50-60% desde julio:
plata,cobre,petroleo,algodon,soja, maiz etc.
Eso ha provocado la bajada del ipc y ha permitido bajar los tipos.
¿Es esto debido a la subida del dolar,debido a la repatriacion de activos desde Brasil,Rusia,India etc a EEUU?
¿O es debido al temor a una brusca caida del consumo y produccion?

Nightcrawler dijo...

Entiendo que la hiperinflación dependerá de la suma total de "dinero frsco" introducida por los Bancos centrales y los Estados. Pero no todo el dinero que se está inyectando a los bancos proviene de la imprenta, gran parte de esa suma se detrae de otros gastos del Estado o se financia con deuda y subidas de impuestos. El dato que sería necesario es saber cuantos de los millardos de euros inyectados son "nuevos".

Por otra parte, me sorprende la defensa de Keynes a estas alturas, porque -efectivamente- la inflación depende en gran parte de la demanda, pero si del lado de la oferta hay inacabables stocks, eso presionará los precios hacia abajo como bien ha explicado Firebird. Además, aunque la demanda depende en gran parte de la cantidad de dinero circulante, creer que las inyecciones de dinero estimularán la demanda sin más es ignorar la capacidad pensante de los agentes económicos. Éstos, al saberse en una situación de crisis retraerán el consumo incluso aunque dispongan de mayor cantidad de dinero, mientras dure la incertidumbre de las vacas flacas. El ejemplo de que la inyección pura de dinero no resulta como los planificadores creen, está en los mismos bancos, que en vez de hacer que se recupere el mercado crediticio están quedándose con ese dinero. Creer que los agentes económicos "reaccionan" como si fueran compuestos químicos es el error que Von Mises achaca a tantos economistas mediocres. Los agentes económicos ACTÚAN y en sus actuaciones importa sobre todo la apreciación subjetiva de la situación en la que se hayan.

Si queremos salir de la crisis de la mano de Keynes, estamos aviaos

Ferhergón dijo...

Muchas gracias por los comentarios. Son de alto nivel. Y merecen contestación, que da para otra entrada en el blog sobre el tema.

Nos leemos.

Anónimo dijo...

Por tanto según este analisis de ahora deflación luego hiperinflación lo que habría que hacer es ahora acumular liquidez y cuando empiece la hiperinflación, si es que empieza, soltarla comprando activos que mantengan su valor y sean lo más líquidos posibles. ¿no? ¿Sería valido comprar oro como valor refugio contra deflación/hiperinflación?