lunes, 28 de abril de 2008

Sobre las verdaderas causas de la inflación

Hay un claro punto de inflexión en lo referente a mi visión del Estado. Es el momento en el que leí el capítulo correspondiente a la inflación de la "Economía en una Lección", de Thomas Hazzlitt. En ese momento me di cuenta de lo engañados que nos tienen los gobiernos, y de lo realmente peligrosa que es esta situación.

En efecto, Hazzlitt explica algo tan simple como que la inflación es causada por los gobiernos mediante la impresión de billetes, de dinero falso, que no tiene ningún reflejo en la riqueza del país. Esa mayor cantidad de dinero en circulación hace que los precios de todos los bienes tiendan a subir sobre una situación en la que dicha "inflación" no se hubiera producido. Y es que inflación viene de "inflar", y es algo activo, causado por alguien, no una ley natural del mercado.

Hasta el momento en que leí dicho capítulo, yo pensaba, como el común de los mortales, que la subida de precios era algo natural, y que los gobiernos hacían grandes esfuerzos por luchar contra ella, con reformas estructurales y demás zarandajas. Pero tras comprender lógicamente los fundamentos de la inflación me di cuenta de la gran estafa a que en esto nos tienen sometidos los gobiernos. Y si en esto nos engañan, ¿en qué no? Ya solo es cuestión de mirar las cosas con más cuidado, como hace Hazzlitt en su libro.

Más peligroso aún: en unos cuantos años, y si la tradición austriaca de la teoría económica no sobrevive, las generaciones venideras, educadas por las legiones de economistas neoclásicos que monopolizan el conocimiento económico, pensarán que la inflación(y tantas otras cosas) son lo normal. No se darán cuenta de que son producto del mismo Gobierno que les engaña.

PS: Por supuesto, al Gobierno le interesa la inflación porque es la forma más barata de financiarse, ya que no incrementa los impuestos visibles. Pero no se olvide: la inflación es el impuesto de los pobres.

2 comentarios:

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Gracias por la referencia, Fernando. Efectivamente, vivimos bajo la dictadura de los postulados neoclásicos...
Un abrazo.

Ferhergón dijo...

Gracias, Rogelio.
De todas formas, la referencia imprescindible para este tema es, para mí, "What has government done to our money?", de Rothbard.