viernes, 11 de julio de 2008

Que viva la balanza fiscal de Cataluña

Parece que el señor Montilla va por libre, y ya ha publicado datos de las balances fiscales de Cataluña con el resto de España. Dichos datos, por supuesto, pues si no no habría insistido en su cálculo y publicación, muestran un déficit fiscal para aquella Autonomía. Dicho de otra forma, en Cataluña el Estado español gasta menos de lo que le correspondería a los ingresos fiscales que obtiene allí. Si, por ejemplo, Cataluña aporta el 15% de los impuestos, el Estado solo gasta allí el 10% de los mismos.

A mí me parece fenomenal que estos datos se hagan públicos. Que quieren que les diga, también me gustaría conocer mi balanza fiscal, que tengo la sensación de que también es ampliamente negativa a favor de otras personas.

Lo que pide la Generalitat es que se gaste en Cataluña tanto como se ingresa de esta Comunidad. Nada más lógico, sí señor. De esta forma nos cargamos de una vez el papel de distribuidor de rentas del Estado. A cada Comunidad Autónoma lo que es de cada Comunidad Autónoma, y una entidad burocrática menos.

Pero, ¿por qué parar aquí? ¿O es que lo único que desea el señor Montilla es ser el redistribuidor de impuestos, según su criterio, para los catalanes? No, hombre, no pare aquí en su afán justiciero. Miremos cada provincia de Cataluña, y dentro de estas, cada ciudad. Que conozcamos la balanza fiscal de Manresa, Sabadell, Lérida y Cervera. Y si no se gasta en ellas por la Generalitat tanto como aportan al fisco catalán, repitamos el proceso.

Es exactamente la misma lógica. Que sea el Ayuntamiento de Sabadell el que redistribuya las rentas de esta ciudad, y otra entidad burocrática menos.

Pero a mí me interesa más el último escalón, que soy yo. Que se publique mi balanza fiscal, que se gaste en mí tanto como yo pago al fisco. En definitiva, que me dejen distribuir mi propia renta, y fin de entidades burocráticas.

Ánimo, señor Montilla, ese es el camino. Pero hasta el final.

5 comentarios:

Jordi dijo...

ESO QUE DICES ES MENTIRA. PERO SUPONGO QUE YA TE HAS QUEDADO A GUSTO.

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu razonamiento, Jordi. ¿Qué de todo es mentira?

Anónimo dijo...

Bueno, varias cosas sobre esta entrada:

1) Las balanzas fiscales de las Comunidades Autónomas tienen sentido en el momento en que éstas son los mayores agentes de gasto público después del Estado central, y en muchas de ellas tienen más competencias que este. Por tanto es legítimo el querer conocer la proporción entre los impuestos que pagan los ciudadanos de una "parcela" de gobierno como es una Comunidad Autónoma, y los servicios que reciben los ciudadanos de esa Comunidad de parte del Estado, Comunidad Autónoma y Ayuntamientos. El día en que tú tengas capacidad de realizar gasto público podrás pedir balanzas fiscales.

2) Cataluña no pide que se gaste allí tanto como se ingresa. Lógicamente ha de existir un cierto grado de solidaridad. Además, ha de contribuir a costear servicios comunes a toda España (embajadas, ejercito, etc). Lo que Cataluña pide es que los mecanismos de solidaridad interregional sean públicos y transparentes (que se conozca su cuantía, vamos) y limitados (que no supongan un freno al crecimiento de las comunidades más desarrolladas y que más aportan a dicha solidaridad). Esto es algo que pasa en varios países europeos con estructura federal, Alemania sin ir más lejos, y nadie se rasga las vestiduras. No es algo tan ilógico, no? Es pedir mucho?

Jordi dijo...

Hola Anónimo,
tienes razón pero con las prisas y el trabajo ....
Nunca se ha dicho que Cataluña no quiera pagar nada, sinó simplemente paga un porcentaje más justo. Por eso es mentira.
Tampoco estaría mal que en lugar de siempre meterse con Cataluña, mirásemos, por ejemplo en este caso, a Navarra, una de las comunidades más ricas de este país y con mejor nivel de vida, pero que con su sistema propio de financiación, aporta mucho menos que otras más pobres. Pero claro Navarra no "vende" tanto como Cataluña. Además está gobernada por los "socios" del PP por lo que no interesa "tocar" demasiado ese tema.
En fin, a veces tengo la sensación que muchos pretendéis que, hasta los que no somos nacionalistas, lo seamos. Una pena.

Ferhergón dijo...

Jordi, anónimo

No hay ironía en el artículo, de verdad. Creo que puede ser un gran paso adelante, pero también creo que se hace por los intereses de los políticos catalanes, no obedece a ningún tipo de justicia. Y por eso no se lleva a las últimas consecuencias.

Jordi, repaso la entrada y en ningún lado digo que Cataluña no quiera pagar nada; además, Cataluña no paga, lo hacen los catalanes. Y de estos, en un mundo ideal, los que quisieran se solidarizarían con el resto de España, y los que no, no.

De lo que me quejo es de la hipocresía de los políticos. O tú crees que Montilla estaría persiguiendo el dato si pensara que le va a salir mal?